fbpx

Aprendiendo a darle un uso correcto a tu tarjeta de crédito. (Estudio de caso)

Oye bro» – Me dice un amigo – «Yo quiero comprar un acondicionador de aire, pero no tengo el dinero y estaba pensando dar un tarjetazo, porque no quiero tampoco, tomar un préstamo…»

Yo ya lo estaba mirando con cara de espanto. Pensaba dentro de mi: «Comprar todo un aire acondicionado con una tarjeta de crédito!!!! ¿En serio?, ¡Madre mía!» 
Pensé: «Ya es hora de que le diga como puede darle un uso correcto a su tarjeta de crédito para que no muera en el intento»

Su plan era pagar la totalidad del costo del Aire acondicionado, e ir abonandole a a tarjeta de forma libre, sin estar atado a una cuota mensual de un préstamo, y si en algún momento el dinero no le alcanza, pues…. pagar el mínimo. ¡Terrible plan!

Procedo con la explicación…

Lo primero es que le explico que con su idea solo tiene un máximo de 45 días para pagar la totalidad del dinero consumido, sin que tenga que pagar intereses por financiamiento.

Ojo aquí: son 45 días máximo, desde el día después del corte, hasta la fecha limite de pago del próximo corte de tu tarjeta. Siendo el caso que este plazo puede variar dependiendo el día que hagas la compra (como explicaremos mas adelante en otra entrada).

El pago mínimo… otra mala idea.

Continué explicándole que la opción de pago mínimo es una mala idea ya que eso es una opción trampa, siendo que el banco te permite pagar una pequeña cantidad de dinero y con eso ya estas «bien» con tu deuda de tarjeta de crédito.

Lo que en realidad sucede es que esto afecta tu historia de crédito con el banco al quedar evidenciada tu baja capacidad de pagoAdicional a esto, se paga un precio en forma de interés por financiamiento. ¡Nada conveniente!

La mejor opción para financiar una compra…

En este caso su mejor opción es, precisamente, un préstamo. Ya sea un extracrédito asociado a la misma tarjeta, un préstamo personal con el banco de su preferencia.

De ser posible, la mejor opción es un préstamo comercial sin intereses, los cuales muchas veces se pueden conseguir en el mismo establecimiento en que se hace la compra del articulo.

Con esta opción, pagas una cuota mensual acomodada a tu presupuesto y si en algún momento deseas hacer un abono de capital a tu deuda, en la mayoría de los  casos la institución financiera te permite hacerlo con facilidad, aunque con sus limites.

Esta es una mejor opción para una compra cuando no se dispone del efectivo para hacerlo sin recurrir a una deuda. Lo mejor sería poder ahorrar el dinero y comprarlo al cash.

¡Éxitos!

Si te gusto este artículo y piensas que ha sido de ayuda, por favor compartelo en tu Red Social favorita y dame un impulso para seguir publicando más contenido como este. ¡Te lo agradezco mucho!

Si necesitas mas información o quieres ampliar más este tema puedes dejarme un comentario.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Shares